Carlos Rafael Yllescas M.  
 
  LOS ESTIMULANTES PARA ESTUDIAR SON DAÑINOS 15-09-2019 14:20 (UTC)
   
 

LOS ESTIMULANTES PARA ESTUDIAR SON DAÑINOS

Contrario a lo que es una creencia popular entre los estudiantes universitarios, al menos en Estados Unidos, que las medicinas usadas para tratar el Déficit de Atención (DA), son de muchísima utilidad para estudiar y preparar exámenes, es posible que no sólo no sean útiles para los fines usados por personas sanas, sino que ocasionen problemas. Esos problemas llevarían, entre otros, a un mal funcionamiento de las capacidades cognitivas. Son los resultados de  estudios realizados por investigadores de las universidades de Rhode Island y Brown.

 

Las autoras principales del estudio, Lisa Weyandt, profesora de psicología en la Universidad de Rhode Island y Tara White, profesora e investigadora de ciencias sociales y del comportamiento en la Universidad Brown informan de sus diferentes hallazgos.

 

“Habíamos trabajado sobre la hipótesis de que el Aderal podría aumentar la habilidad cognitiva en estudiantes saludables, pero a cambio el medicamento no solo no mejora la capacidad de comprensión de lectura y la fluencia, sino que interfiere con la memoria de trabajo”, dice Weyandt. “No sólo no son de beneficio alguno para la academia sino que resultan nocivas pues afectan de forma negativa el rendimiento final de los estudiantes que lo consumen”.

 

Este es el primer estudio piloto que usa datos de diferentes fuentes. Es muy importante ahora que las llamadas “medicinas para estudiar”, estimulantes recetados que como el Aderal, la Ritalina y el Vyvanse, se usan de forma indiscriminada y son comunes entre muchachos que creen que ellos aumentan su rendimiento académico.

 

Las investigaciones de Weyandt como también las de otros científicos han estimado que entre el 5 y el 35% de estudiantes en Estados Unidos y países de Europa, sin tener una prescripción médica, consumen de forma ilegal estas sustancias de uso controlado, comprándolas o recibiéndolas de compañeros, amigos o familiares, quienes sí han sido diagnosticados con DA.

 

Los resultados de este nuevo estudio muestran que la dosis estándar de Aderal mejora la atención y el enfocarse —resultado típico de cualquier estimulante— pero eso no se traduce en una mejor respuesta a una batería de pruebas neurocognitivas que miden la memoria de corto plazo, la comprensión de lectura y la fluencia verbal.

 

Weyandt tiene una teoría sobre el por qué además la memoria de trabajo resulta afectada de manera adversa por la medicación. La investigación, usando escáneres cerebrales de una persona con DA, muestra con frecuencia que ella presenta una actividad neuronal disminuida en la región del cerebro que controla la función ejecutiva: memoria de trabajo, atención y auto control.

 

Para las personas con DA, el Aderal y medicinas similares aumentan la actividad en esa región y parecen normalizar su funcionamiento. “Si su cerebro está funcionando de forma normal en esas regiones, es poco probable que la medicina logre un efecto positivo en la capacidad cognitiva y que por el contrario la disminuya pues produce alteraciones. En otras palabras, usted debe tener un déficit para beneficiarse de ella”.

 

En contraste con los pequeños y revueltos efectos en la capacidad cognitiva, el medicamento tuvo muchos efectos de duración prolongada en el ánimo y otros en el cuerpo como el control de las emociones, aumentos del ritmo cardíaco y la presión sanguínea. “Estos son efectos clásicos de la psicoestimulación”, dice White. “El hecho de que veamos estos efectos en las emociones y la actividad cardiovascular en los mismos individuos que mostraban niveles cognitivos bajos en la actividad cognitiva es importante, porque indica que el impacto de la droga en las emociones y la capacidad cognitiva es diferente y produce efectos separados. Cómo se siente usted bajo los efectos del medicamento no significa necesariamente que ocurra un incremento en su capacidad cognitiva; puede haber una disminución, como los vemos en el estudio en jóvenes sanos”.

 

Los efectos físicos de los medicamentos, tales como un aumento del ritmo cardíaco y de la presión arterial, eran de esperarse, así como que señalaran la disminución en la capacidad cognitiva. “Los jóvenes se están sometiendo a sí mismos a unos efectos fisiológicos que no parecen producir el esperado efecto de un mayor rendimiento en la capacidad neurocognitiva”, dice Weyandt. Sin embargo ella insiste en que los hallazgos están basados en un estudio piloto y que por lo tanto es necesario que sean replicados en una muestra de estudiantes universitarios con un tamaño considerablemente mayor.

 

Los investigadores reclutaron estudiantes en ambas universidades, eliminando aquellos individuos que ya hubieran tomado medicamentos para el DA u otras drogas. Después de un riguroso estudio de la salud de los participantes escogidos, trece en total, se los sometió a dos sesiones de cinco horas de duración, en el laboratorio de White.

 

En el estudio, que contó con un grupo control y donde ni los investigadores ni los participantes sabían quién tomaba el medicamento en estudio y quién placebo, cada estudiante recibió Aderal en una sesión y placebo en la otra. Esto les permitió a los investigadores observar los efectos del medicamento vs. el placebo en los individuos y a nivel del grupo.

 

Dada la importancia y los resultados tan inesperados del estudio. Weyandt y White están preparando una propuesta para conseguir fondos federales que les permitan seguir la investigación con un grupo mayor de estudiantes universitarios.

 

 

 

Lisa Weyandt L., et al. Neurocognitive, Autonomic, and Mood Effects of Adderall: A Pilot Study of Healthy College Students. Pharmacy, 2018


 
  ARCHIVOS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Psicunoc®2010
 
  Publicidad
  Correo Electrónico
psicunoc@yahoo.com
Hoy habia 23 visitantes (59 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=