Carlos Rafael Yllescas M.  
 
  01. Repercuciones de la enfermedad en el funcionamiento social 14-12-2018 01:37 (UTC)
   
 
Universidad San Carlos de Guatemala Centro Universitario de Occidente Licenciatura en Psicología Clínica I Lic. Carlos Rafael Yllescas M. Repercusiones de la Enfermedad en el Funcionamiento Social Fuente: Dr. Juan José López Ibor Aliño Mucho se ha comentado el concepto de enfermedad y de consecuencias de enfermedad. Pero por otro lado es interesante analizar cómo ha repercutido la enfermedad en el funcionamiento del usuario, especialmente desde un punto de vista social. Las enfermedades suelen repercutir en la vida de pareja y familiar, en el grupo de amigos, en el trabajo y las relaciones con los compañeros de trabajo, y en la capacidad de desarrollar actividades de ocio y tiempo libre. Pareja: muchas enfermedades mentales dañan la capacidad de convivir en pareja, y no es extraño que terminen produciendo un divorcio. Social: muchos usuarios mentales pierden la capacidad de mantener relaciones de amistad con otras personas. Por ejemplo, la aparición de un trastorno psicótico vuelve al usuario mucho más retraído y aislado del entorno social habitual en el que se desenvolvía. Problemas legales: son un indicador especialmente importante respecto a la capacidad del individuo para desenvolverse en la sociedad en la que vive. Es especialmente llamativo en los trastornos psicóticos, donde la falta de juicio de la realidad genera conflictos con la familia, vecinos, e incluso desconocidos. Cuando la situación se hace verdaderamente insostenible es preciso recurrir a un internamiento con autorización judicial. Trabajo: la capacidad de mantener un puesto de trabajo es un indicador muy relevante. Es muy difícil, por ejemplo, que los usuarios psicóticos crónicos consigan mantener un puesto de trabajo en una sociedad tan competitiva como la actual. Ocio y tiempo libre: la aparición de la enfermedad mental también altera la capacidad de ocio del individuo, ya que ésta es uno de los indicadores más claros de bienestar y alta calidad de vida. ENTREVISTANDO SOBRE LOS SENTIMIENTOS Éste es un tema especialmente difícil. Muchos profesionales evitan con frecuencia preguntar sobre los sentimientos. Esto puede ser debido a diferentes razones, unas veces por la incomodidad que siente el entrevistador ante la posibilidad de tener que bucear en la intimidad de otra persona. En otras, el entrevistador cree que preguntas de este tipo pueden distorsionar gravemente el clima de colaboración durante la entrevista. En otras ocasiones, el entrevistador teme que estas preguntas puedan alterar emocionalmente al usuario. Estas creencias son totalmente erróneas, y toda entrevista a un paciente debe incluir preguntas de este tipo. Existe un gran número de palabras utilizadas para describir los sentimientos: triste, alegre, nervioso, optimista, preocupado, etc. La mayor parte de los usuarios van a manifestar sus sentimientos de una manera clara y abierta. Sin embargo, algunos no lo van a hacer y es necesario interrogarles de una manera específica. Sobre esto hay varias maneras: Preguntas Directas Consiste en preguntar al usuario sobre sus sentimientos respecto a un acontecimiento concreto: "¿cómo se sintió Ud. cuando supo que le cambiaban de puesto de trabajo?". Preguntas Abiertas Otros usuarios no son tan explícitos, por ello se necesita una estrategia menos directa. Mediante las preguntas abiertas dejamos que el usuario hable con libertad. Cuanto más tiempo hable más probabilidad existe de dejar traslucir sus sentimientos. Esta estrategia es muy útil ante usuarios que tienen dificultades para aceptar determinadas emociones. Pacientes poco Abiertos Sin embargo, existe también un grupo de personas que tienen dificultades para expresar sus sentimientos, es un rasgo de lo que conocemos como alexitimia. Unos porque han sido educados así desde la infancia, y hablar sobre lo que les preocupa lo viven como una debilidad. Otros no saben reconocer sus sentimientos y por ello, tampoco pueden verbalizarlos. Ante estos pacientes es posible desarrollar varias estrategias: Expresar preocupación o simpatía: está ampliamente demostrado que el hecho de manifestar preocupación o simpatía hacia el usuario, por parte del entrevistador, le anima a hablar de sus sentimientos. Esto es especialmente útil cuando ya el usuario ha empezado a revelarlos. Reflejo de los sentimientos: esta estrategia consiste en que el clínico explique de manera explícita la emoción que piensa que el usuario está teniendo en ese momento. Esto siempre es una hipótesis que puede resultar equivocada. En cualquier caso ayuda a que el usuario hable de sí mismo, ya que tiene que explicar por qué está equivocada. Recogiendo pistas: esto implica que el clínico está constantemente alerta sobre las posibles indicaciones que da el usuario sobre lo que le preocupa. Especialmente con los silencios y manifestaciones de tipo emocional (ojos llorosos, lenguaje dubitativo, etc.). Cuando esto aparece el clínico se lo hace ver al usuario. Haciendo interpretaciones: en este caso se plantea al usuario la pregunta de si el estado de ánimo con el que se encuentra en un momento determinado tiene alguna semejanza con la forma en que se sentía en un acontecimiento en el pasado. Analogía: cuando el usuario es absolutamente incapaz de expresar nada de sus sentimientos hay que preguntarle por situaciones en las que ha presentado un estado de ánimo similar al que presenta en este momento.
 
  ARCHIVOS
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Psicunoc®2010
 
  Publicidad
  Correo Electrónico
psicunoc@yahoo.com
Hoy habia 2 visitantes (49 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=